¿Qué es la Vitamina B6?

¿Qué es la Vitamina B6?

Uno de los nutrientes esenciales en la alimentación infantil son las vitaminas. La dieta humana no siempre contiene la cantidad de vitaminas necesarias para el desarrollo y mantenimiento normal de las funciones corporales. Por esta razón, ciertos productos alimenticios son suplementados con vitaminas, especialmente aquellos dirigidos a la nutrición infantil. Además, el procesado de los alimentos y los largos periodos de almacenamiento de los mismos pueden conducir a las pérdidas de las vitaminas. Por tanto, el enriquecimiento con las vitaminas permite que se alcancen los requerimientos nutricionales de las fórmulas y otros alimentos infantiles (1).

La Vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble. Existen tres formas naturales de Vitamina B6: piridoxina, piridoxamina y piridoxal, y todas están normalmente presentes en los alimentos. Los humanos dependen de fuentes externas para cubrir sus necesidades de Vitamina B6 y la forma piridoxal-5-fosfato (PLP) es de gran importancia (2). La piridoxamina y el piridoxal, se encuentran en los productos animales, y la piridoxina, que se encuentra en las plantas (3).

La Vitamina B6 actúa como cofactor en muchas rutas bioquímicas vitales para diferentes metabolismos de nuestro cuerpo, así como para la síntesis de neurotransmisores, histamina, hemoglobina y otros procesos biológicos. La mayoría de las reacciones controladas por la Vitamina B6 están relacionadas con la biosíntesis y degradación de aminoácidos, pero la Vitamina B6 también está involucrada en otros procesos que incluyen el metabolismo del azúcar y de los ácidos grasos (2, 4).

En el cerebro, necesitamos de la Vitamina B6 para catalizar procesos importantes como son: la síntesis de serotonina y dopamina. Y en otros como el de la síntesis de la histamina y el ácido γ-aminobutírico (GABA).

El papel de la Vitamina B6 en el metabolismo del Triptófano es fundamental, dando lugar su insuficiencia, a procesos de inflamación y activación del sistema inmune .

La vitamina B6 es necesaria para la producción de melatonina

Recomendaciones nutricionales

El hombre no es capaz de sintetizar dicha vitamina por lo que ha de obtenerla de la dieta (8).

Las recomendaciones dietéticas para esta vitamina varían en función de diversos factores, como son todos aquellos que de una u otra manera van a aumentar sus necesidades, como la ingesta de proteínas, el tratamiento con anticonceptivos y el estrés (9).

Existen situaciones en los que se prescribe el uso de suplementos de vitamina B6, como es el caso del alcoholismo crónico, el síndrome premenstrual y en determinados tratamientos farmacológicos. Las ingestas recomendadas diarias de Vitamina B6 para la población adulta española son de 1,6-2 mg/día (10).

Las recomendaciones de Vitamina B6 se calculan en función de la ingesta proteica (11). Se considera como adecuada la ingesta de 0,015 mg de Vitamina B6 por cada 1 g de proteína ingerida. En un estudio realizado en mujeres jóvenes, observaron que para que estas alcanzasen un estatus adecuado de Vitamina B6 deberían ingerir cantidades por encima de 0,016 mg/g de proteína (12). La última revisión de las ingestas recomendadas para la población norteamericana, las sitúan en 1,3-1,7 mg/día para el hombre 1,3-1,5 mg/día para la mujer.

En el paciente critico el estatus de piridoxina puede verse afectado por su situación clínica (13):

El hombre no es capaz de sintetizar dicha vitamina por lo que ha de obtenerla de la dieta (8).

Las recomendaciones dietéticas para esta vitamina varían en función de diversos factores, como son todos aquellos que de una u otra manera van a aumentar sus necesidades, como la ingesta de proteínas, el tratamiento con anticonceptivos y el estrés (9).

Existen situaciones en los que se prescribe el uso de suplementos de vitamina B6, como es el caso del alcoholismo crónico, el síndrome premenstrual y en determinados tratamientos farmacológicos. Las ingestas recomendadas diarias de Vitamina B6 para la población adulta española son de 1,6-2 mg/día (10).

Las recomendaciones de Vitamina B6 se calculan en función de la ingesta proteica (11). Se considera como adecuada la ingesta de 0,015 mg de Vitamina B6 por cada 1 g de proteína ingerida. En un estudio realizado en mujeres jóvenes, observaron que para que estas alcanzasen un estatus adecuado de Vitamina B6 deberían ingerir cantidades por encima de 0,016 mg/g de proteína (12). La última revisión de las ingestas recomendadas para la población norteamericana, las sitúan en 1,3-1,7 mg/día para el hombre 1,3-1,5 mg/día para la mujer.

En el paciente critico el estatus de piridoxina puede verse afectado por su situación clínica (13):

¿Dónde se encuentra la Vitamina B6?

La patata representa una excelente fuente nutricional de esta vitamina, ya que éstas horneadas o fritas contienen hasta el 23% y el 60% de los valores de RDA por 100 g de producto, respectivamente. Muchos otros productos, como los plátanos, las nueces e incluso la carne o los huevos, contienen cantidades buenas o altas de Vitamina B6.

¿Cuáles son algunos de los efectos de la Vitamina B6 en la salud?

La carencia de Vitamina B6 es rara en los países industrializados, sin embargo, esta se presenta cuando hay un consumo menor de 0.5 mg/d. Esta manifestación se presenta en un 23% en personas de 65-70años y un 40% en personas mayores de 85 años, mediante el desarrollo de patologías asociadas a desordenes enzimáticos.

Los síntomas asociados al déficit de Vitamina B6 son:

  • Trastornos de la piel como dermatitis seborreica, erupciones y glositis.
  • Trastornos neurológicos como irritabilidad, confusión, depresión, neuritis periférica y crisis convulsivas.
  • Pérdida de masa muscular, quelosis y anemia (14).
+ Deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer:

Algunos estudios observacionales  relacionan el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer en las personas de edad avanzada con estatus inadecuados de folatovitamina B12 y vitamina B6 (15). A pesar de todo, la relación entre las vitaminas B y la salud cognitiva en el envejecimiento es complicada de identificar claramente (16). Por un lado, la inflamación debido a la enfermedad puede perjudicar al metabolismo de la vitamina B6 (PLP), pero los niveles bajos de la PLP en el suero pueden bien ser causados por los procesos relacionados a la enfermedad o causados por la malnutrición.

Otro estudio encontró que un régimen diario de vitamina B llevó a una disminución significativa de la homocisteína (marcador de lesión cerebral) en individuos de edad avanzada de alto riesgo pudiendo limitar la atrofia progresiva de la materia gris de regiones del cerebro asociadas con el proceso del Alzheimer (19). Pero se necesita mucha más evidencia clínica para determinar si las deficiencias de vitamina B, las cuales son relativamente comunes en las personas mayores, podrían contribuir a deterioros de la función cognitiva asociados con la edad, o si resultan de procesos asociados con el envejecimiento y/o enfermedad.

+ Depresión:

La depresión tardía o en personas de edad avanzada es un trastorno común que a veces ocurre después de enfermedades agudas, como fractura de cadera o accidentes cerebrovasculares (20, 21). La coexistencia de síntomas de depresión y un estatus bajo de la Vitamina B6 (niveles de PLP en el plasma ≤20 nanomoles/litro) ha sido reportada en algunos  (22, 23). Se ha evidenciado que ingestas totales de vitamina B6 (pero ingestas no dietarías únicamente) fueron inversamente correlacionadas con la incidencia de síntomas depresivos durante un periodo medio de seguimiento de 7.2 años (24). En otro estudio con 563 individuos que sufrieron de un accidente cerebrovascular reciente, una suplementación diaria de 2 mg de ácido fólico, 0.5 mg de vitamina B12, y 25 mg de vitamina B6, redujo a la mitad el riesgo de desarrollar un episodio depresivo mayor durante un periodo de seguimiento medio de 7.1 años (25). Esta reducción del riesgo fue asociada con un nivel 25% inferior de la homocisteína plasmática en pacientes suplementados en comparación a los controles. Evidencia adicional es requerida para evaluar si las vitaminas B podrían ser incluidas en el tratamiento habitual de personas mayores en alto riesgo de depresión.

+ Vitamina B6 como antioxidante:

La falta de equilibrio en la actividad antioxidante-oxidante está involucrada en muchas patologías. La piridoxina, aunque no se ha clasificado como un compuesto antioxidante, recientemente ha demostrado tener propiedades antioxidantes muy eficientes.

Se ha estudiado y demostrado que bajas concentraciones de PLP en plasma están asociadas con procesos de inflamación y estrés oxidativo. (26).

+ Vitamina B6 en contexto con enfermedad cardiovascular y presión arterial:

La vitamina B6 desempeña directamente un papel importante en las enfermedades cardiovasculares y la presión arterial alta. La cardiopatía coronaria (CC) es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Es causada por ateromas, que son paredes arteriales inflamadas debido a la acumulación de residuos celulares que contienen, por ejemplo, ácidos grasos y colesterol que afectan negativamente al flujo sanguíneo. Una variedad de los estudios indica efectos positivos de la Vitamina B6. Por ejemplo, un gran estudio en Japón, con 40.803 sujetos, mostró que el Vitamina B6 tiene el potencial de reducir el riesgo de cardiopatía coronaria, y especialmente el infarto de miocardio no fatal (IM), entre los usuarios de suplementos no multivitamínicos de mediana edad (40-59 años) (27). En este caso, un aumento de la ingesta diaria de Vitamina B6 suplementada con dosis de 1.3 a 1.6 mg ya redujo significativamente el número de pacientes afectados con IM (27). Hay evidencia clara que indican una correlación entre el aumento de la ingesta de vitaminaB6 y la reducción del riesgo de cardiopatía coronaria (28, 29).

+ Vitamina B6 y diabetes:

Una variedad de artículos sobre la diabetes mellitus se centran en el impacto de Vitamina B6 en los niveles de azúcar en la sangre y la arteriosclerosis (30-32). Por ejemplo, un estudio reciente mostró que la disfunción endotelial se normaliza por el tratamiento con folatos y vitamina B6 en niños con diabetes tipo 1 (31). La disfunción endotelial es un indicador de la progresión de la arteriosclerosis que a menudo se desarrolla temprano en pacientes con diabetes mellitus (31). Otro trabajo también apoya la idea de un impacto positivo de vitamina B6 en las células endoteliales, lo que indica que la vitamina está afectando positivamente al estado de este tejido [74-76]. Además, la Vitamina B6 parece tener un papel positivo contra la enfermedad renal progresiva, que se asocia frecuentemente con la nefropatía diabética (32-34). ( 35, 36).

+ Reacciones adversas a la Vitamina B6:

Diversos estudios pusieron de manifiesto que dosis altas de Vitamina B6 provocaban efectos neurotóxicos de diversa severidad. Sin embargo, los datos obtenidos no eran concluyentes. La mayoría de los efectos neuronales observados como consecuencia de la sobredosis de Vitamina B6, son muy similares a los observados por su deficiencia.

Dosis orales de Vitamina B6 < 500 mg/día no provocan signos de neuropatías, mientras que dosis > 1000 mg/día provoca una neuropatía sensorial o síndromes neuropáticos, con inestabilidad de la marcha, adormecimiento de pies, manos y región perioral (39).

  1. Zafra-Gomez A, Garballo A, Morales JC, Garcia-Ayuso LE. Simultaneous determination of eight water-soluble vitamins in supplemented foods by liquid chromatography. Journal of agricultural and food chemistry. 2006;54(13):4531-6.
  2. Combs GF. Vitamin B6. En: Combs, G.F. Ed. The Vitamins: Fundamental Aspects in Nutrition and Health. 3rd ed San Diego, USA: Elsevier Academic Press. 2008:313-30.
  3. Hansen CM, Leklem JE, Miller LT. Vitamin B-6 status of women with a constant intake of vitamin B-6 changes with three levels of dietary protein. The Journal of nutrition. 1996;126(7):1891-901.
  4. Percudani R, Peracchi A. The B6 database: a tool for the description and classification of vitamin B6-dependent enzymatic activities and of the corresponding protein families. BMC bioinformatics. 2009;10:273.
  5. Clayton PT. B6-responsive disorders: a model of vitamin dependency. Journal of inherited metabolic disease. 2006;29(2-3):317-26.
  6. Rios-Avila L, Nijhout HF, Reed MC, Sitren HS, Gregory JF, 3rd. A mathematical model of tryptophan metabolism via the kynurenine pathway provides insights into the effects of vitamin B-6 deficiency, tryptophan loading, and induction of tryptophan 2,3-dioxygenase on tryptophan metabolites. The Journal of nutrition. 2013;143(9):1509-19.
  7. Oxenkrug G. Insulin resistance and dysregulation of tryptophan-kynurenine and kynurenine-nicotinamide adenine dinucleotide metabolic pathways. Molecular neurobiology. 2013;48(2):294-301.
  8. Gregory JF, 3rd. Nutritional Properties and significance of vitamin glycosides. Annual review of nutrition. 1998;18:277-96.
  9. Masse PG, van den Berg H, Duguay C, Beaulieu G, Simard JM. Early effect of a low dose (30 micrograms) ethinyl estradiol-containing Triphasil on vitamin B6 status. A follow-up study on six menstrual cycles. International journal for vitamin and nutrition research Internationale Zeitschrift fur Vitamin- und Ernahrungsforschung Journal international de vitaminologie et de nutrition. 1996;66(1):46-54.
  10. Moreiras OC, A.; Cabrera, L.; Cuadrado, C. Tablas de composicion de alimentos. https://catedraalimentacioninstitucionalfileswordpresscom/2014/09/3-l-tablas_de_composicion_de_alimentospdf. 2009;Ediciones piramide S.A., 13 ed.
  11. Allowances RD. National Research Council (US) Subcommittee on the Tenth Edition of the Recommended Dietary Allowances.

. Washington (DC): National Academies Press (US). 1989.

  1. Hansen CM, Shultz TD, Kwak HK, Memon HS, Leklem JE. Assessment of vitamin B-6 status in young women consuming a controlled diet containing four levels of vitamin B-6 provides an estimated average requirement and recommended dietary allowance. The Journal of nutrition. 2001;131(6):1777-86.
  2. Spinneker A, Sola R, Lemmen V, Castillo MJ, Pietrzik K, Gonzalez-Gross M. Vitamin B6 status, deficiency and its consequences–an overview. Nutricion hospitalaria. 2007;22(1):7-24.
  3. Merrill AH, Jr., Henderson JM. Diseases associated with defects in vitamin B6 metabolism or utilization. Annual review of nutrition. 1987;7:137-56.
  4. Selhub J, Bagley LC, Miller J, Rosenberg IH. B vitamins, homocysteine, and neurocognitive function in the elderly. The American journal of clinical nutrition. 2000;71(2):614s-20s.
  5. Pawelec G, Goldeck D, Derhovanessian E. Inflammation, ageing and chronic disease. Current opinion in immunology. 2014;29:23-8.
  6. Ford AH, Almeida OP. Effect of homocysteine lowering treatment on cognitive function: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Journal of Alzheimer’s disease : JAD. 2012;29(1):133-49.
  7. Hankey GJ, Ford AH, Yi Q, Eikelboom JW, Lees KR, Chen C, et al. Effect of B vitamins and lowering homocysteine on cognitive impairment in patients with previous stroke or transient ischemic attack: a prespecified secondary analysis of a randomized, placebo-controlled trial and meta-analysis. Stroke. 2013;44(8):2232-9.
  8. Douaud G, Refsum H, de Jager CA, Jacoby R, Nichols TE, Smith SM, et al. Preventing Alzheimer’s disease-related gray matter atrophy by B-vitamin treatment. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. 2013;110(23):9523-8.
  9. Hackett ML, Yapa C, Parag V, Anderson CS. Frequency of depression after stroke: a systematic review of observational studies. Stroke. 2005;36(6):1330-40.
  10. Lenze EJ, Munin MC, Skidmore ER, Dew MA, Rogers JC, Whyte EM, et al. Onset of depression in elderly persons after hip fracture: implications for prevention and early intervention of late-life depression. Journal of the American Geriatrics Society. 2007;55(1):81-6.
  11. Merete C, Falcon LM, Tucker KL. Vitamin B6 is associated with depressive symptomatology in Massachusetts elders. Journal of the American College of Nutrition. 2008;27(3):421-7.
  12. Pan WH, Chang YP, Yeh WT, Guei YS, Lin BF, Wei IL, et al. Co-occurrence of anemia, marginal vitamin B6, and folate status and depressive symptoms in older adults. Journal of geriatric psychiatry and neurology. 2012;25(3):170-8.
  13. Skarupski KA, Tangney C, Li H, Ouyang B, Evans DA, Morris MC. Longitudinal association of vitamin B-6, folate, and vitamin B-12 with depressive symptoms among older adults over time. The American journal of clinical nutrition. 2010;92(2):330-5.
  14. Almeida OP, Marsh K, Alfonso H, Flicker L, Davis TM, Hankey GJ. B-vitamins reduce the long-term risk of depression after stroke: The VITATOPS-DEP trial. Annals of neurology. 2010;68(4):503-10.
  15. Shen J, Lai CQ, Mattei J, Ordovas JM, Tucker KL. Association of vitamin B-6 status with inflammation, oxidative stress, and chronic inflammatory conditions: the Boston Puerto Rican Health Study. The American journal of clinical nutrition. 2010;91(2):337-42.
  16. Ishihara J, Iso H, Inoue M, Iwasaki M, Okada K, Kita Y, et al. Intake of folate, vitamin B6 and vitamin B12 and the risk of CHD: the Japan Public Health Center-Based Prospective Study Cohort I. Journal of the American College of Nutrition. 2008;27(1):127-36.
  17. Merrill RM, Taylor P, Aldana SG. Coronary Health Improvement Project (CHIP) is associated with improved nutrient intake and decreased depression. Nutrition (Burbank, Los Angeles County, Calif). 2008;24(4):314-21.
  18. Booth GL, Wang EE. Preventive health care, 2000 update: screening and management of hyperhomocysteinemia for the prevention of coronary artery disease events. The Canadian Task Force on Preventive Health Care. CMAJ : Canadian Medical Association journal = journal de l’Association medicale canadienne. 2000;163(1):21-9.
  19. Lal KJ, Dakshinamurti K, Thliveris J. The effect of vitamin B6 on the systolic blood pressure of rats in various animal models of hypertension. Journal of hypertension. 1996;14(3):355-63.
  20. MacKenzie KE, Wiltshire EJ, Gent R, Hirte C, Piotto L, Couper JJ. Folate and vitamin B6 rapidly normalize endothelial dysfunction in children with type 1 diabetes mellitus. Pediatrics. 2006;118(1):242-53.
  21. Nakamura S, Li H, Adijiang A, Pischetsrieder M, Niwa T. Pyridoxal phosphate prevents progression of diabetic nephropathy. Nephrology, dialysis, transplantation : official publication of the European Dialysis and Transplant Association – European Renal Association. 2007;22(8):2165-74.
  22. Bostom AG, Carpenter MA, Kusek JW, Hunsicker LG, Pfeffer MA, Levey AS, et al. Rationale and design of the Folic Acid for Vascular Outcome Reduction In Transplantation (FAVORIT) trial. American heart journal. 2006;152(3):448.e1-7.
  23. Menon V, Wang X, Greene T, Beck GJ, Kusek JW, Selhub J, et al. Homocysteine in chronic kidney disease: Effect of low protein diet and repletion with B vitamins. Kidney international. 2005;67(4):1539-46.
  24. Adrover M, Vilanova B, Munoz F, Donoso J. Inhibition of glycosylation processes: the reaction between pyridoxamine and glucose. Chemistry & biodiversity. 2005;2(7):964-75.
  25. Adrover M, Vilanova B, Frau J, Munoz F, Donoso J. A comparative study of the chemical reactivity of pyridoxamine, Ac-Phe-Lys and Ac-Cys with various glycating carbonyl compounds. Amino acids. 2009;36(3):437-48.
  26. McArdle B. METABOLIC MYOPATHIES. THE GLYCOGENOSES AFFECTING MUSCLE, AND HYPO- AND HYPERKALEMIC PERIODIC PARALYSIS. The American journal of medicine. 1963;35:661-72.
  27. Izumi R, Suzuki N, Kato K, Warita H, Tateyama M, Nakashima I, et al. A case of McArdle disease: efficacy of vitamin B6 on fatigability and impaired glycogenolysis. Internal medicine (Tokyo, Japan). 2010;49(15):1623-5.
  28. Bender DA. Non-nutritional uses of vitamin B6. The British journal of nutrition. 1999;81(1):7-20.

This site is protected by wp-copyrightpro.com